Fibromialgia

EL DISFRUTE DE LAS PEQUEÑAS COSAS CON FIBROMIALGIA

Aunque sea difícil pensar así, la realidad es que no todo iba a ser malo por tener fibromialgia. Hay algo extraordinario que compartimos todos los enfermos de esta patología, el saber disfrutar de las pequeñas cosas. Tenemos tan pocos momentos de respiro asintomático, o con poca sintomatología, que cuando llega ese momento, cualquier actividad, por banal que pueda parecer a alguien sano, para nosotros poderla hacer es un milagro. Un acontecimiento extraplanetario que nos llena de satisfacción. Hasta las tareas que para la gente normal son obligadas, para nosotros son motivo de alegría. Sí, sí, me estoy refiriendo a ordenar la casa por ejemplo. Sentir que vales para algo, que lo puedes hacer, que tu cuerpo está vivo, te embriaga de emoción. Suele ocurrir, que hasta tal punto nos creemos salvados, que exageramos en los quehaceres, sin acordarnos de que si tienes fibromialgia, al día siguiente lo vas a pagar caro. Pero tod@s solemos caer en la tentación de pensar, que nos quiten lo bailao. Y es que yo lo considero lógico, porque si habitualmente no podemos hacer nada o casi nada, el día que sí, hay que aprovechar. Para los médicos esto es un error, ya que después las crisis son peores. Pero como nadie nos va a quitar el insufrible día a día, para una vez que podemos mover el cucu, al menos yo, prefiero aprovecharlo. Y qué felicidad, hacer la mínima cosa, como ir a comprar, sin estar extenuada y con dolores soportables. Sin ansiedad que te lleve al límite, ni mareos, ni emociones incomprensibles. Hasta puedo hacer una manualidad, caminar por la calle, oír griterío o música y que no me revienten los oídos o me cree ansiedad, ver sin guiñar los ojos al máximo por la fotosensibilidad, jugar con un niñ@ a lo que sea, sentarte en una cafetería sin querer echar a correr, entrar en una tienda sin necesidad de salir escopetada, andar sin perder el equilibrio, incluso recta. Etc, etc. Todo, absolutamente todo, se vuelve maravilloso. La vida cobra de nuevo sentido, y te sientes un ser humano de a pie. Con sus más y sus menos, pero pudiendo hacer una vida medio normal. Qué genial es esto de estar vivo, te dices en esos días. Quizás ya esté medio curada, te planteas. Con los años aprendes que es un espejismo y que la enfermedad da treguas pero no te abandona. (Como el desodorante😂) Pero benditas treguas, qué haríamos sin ellas. Son las que dan sentido a nuestra lucha diaria. Esperamos pacientes la próxima en venir, las que nos dan la esperanza de mejorar o curar algún día. Si hoy he estado bien, por qué no puede ser siempre así. Claro que sin investigación que encuentre el remedio, nunca lo sabremos. Pero para eso estamos aquí desnudando nuestra realidad al mundo. Además, a quien encuentre la cura de la fibromialgia mira lo que le espera de sorpresas. Si los enfermos somos capaces de hacer una fiesta por poder limpiar la casa, imagínate lo que no haremos si nos curan. Ponemos el mundo patas arriba. Oye, igual por eso nos han tenido un poco abandonados a nivel médico. Claro, esa es la razón. Nos tienen miedo😂😂😂 Pensarán, si a esta panda de flipados que celebran poder limpiar, les curamos, montan una fiesta de tal calibre que se cargan la tierra ( chorraditas para animar al personal😜)

¡Ánimo a tod@s y a seguir disfrutando de las pequeñas cosas. Esas, que cuando vas a morir, te das cuenta que eran las más grandes!🎉🎉🎉💜

https://www.facebook.com/escritosSINfiltro


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s