Sin categoría

METÁFORA DE LA FIBROMIALGIA

Era un bosque tenebroso, repleto de matorrales caducos. El olor a putrefacto asqueaba a mi nariz. La luz de la luna era tenue y negruzca. Recorrer aquel espacio me resultaba complicado. Así todo, algo en mi interior me empujaba a hacerlo recordándome que al final del camino sería recompensada. Continúe dando pasos sin mirar atrás, en mi mente se repetía una y otra vez la misma pregunta, por qué lo haces. No sabía la respuesta, pero el impulso de mi corazón era más grande que mis dudas. Caminé y caminé entre tanta flora sin vida. Dicen que la luz está al final del túnel, me decía a mi misma para no flaquear. Por todos lados árboles sin color, hierba marrón, piedras de una tonalidad indescriptible, restos no reciclables que daban información de la presencia en un pasado de seres humanos. Curioso, todo muy curioso. Y por supuesto, asqueroso. Da lo mismo me dije, sigue tu senda. La senda del corazón. Y así lo hice. De ese modo, hoy sigo viviendo: BUSCANDO.

https://www.facebook.com/escritosSINfiltro


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s