Fibromialgia

INSTINTO DE SUPERVIVENCIA CON FIBROMIALGIA

Algo en mí sigue adelante. Es curioso nuestro instinto de supervivencia. Te sientes como un muerto viviente, un alma en un cuerpo que no responde, y sin embargo, sabes que tienes que permanecer aquí y dar de ti lo mejor que puedas. No es que mi mente me diga que quiere irse, porque mentiría, aunque sí ha habido momentos en los que no he podido más, y si no fuera por la cobardía, el miedo a morir, y el daño que le haría a la gente que por alguna razón me quiere, quizás no hubiera dudado en suicidarme. Hoy en día ni hablar, he aprendido a aceptar lo que hay, aunque a veces sea muy duro, alguna razón de ser tendrá, supongo. Diferentes lecciones tendré que aprender y otras que ya he comprendido. Un largo camino por recorrer en el que habrá momentos insufribles y otros muy agradables. Habrá gente que me quiera, otra que ni fu ni fa y alguna que no me soporte. Yo querré a much@s, pasarán desapercibidas ante mis ojos millones de personas, y otras tantas entrarán en mi vida como una brisa de aire fresco. Todo será como tenga que ser, y poco a poco yo iré aceptando cada segundo, minuto, hora y día que me toque vivir. En estos momentos ya tengo muchísima más aceptación que hace un tiempo, aunque me siga siendo muy duro ver a mis alrededores seres que no entienden nada, que juzgan todos mis actos, que queriendo o sin querer, me hacen sentir culpable de estar enferma. Claro está, ellos no lo ven así. Creen que esto es un cuento chino, y que me encanta estar fundida con mi colchón. Ha sido mucho, mucho, mucho tiempo de incomprensión en el que he callado mi pesar. Pero ya no. Ha llegado el momento de gritar que estoy enferma, que nada es un capricho, que rezo, sueño, y hago todo lo que puedo porque esto no sea así. Sin embargo, llegados a este punto, se acabaron los intentos de explicar a quien no quiere entender lo que supone tener fibromialgia. Y no hablo de los dolores, sino de no poder mover tu cuerpo ni para poder ir a andar. Como hoy me ha ocurrido. Ahora ha llegado el tiempo en el que lo único que debe importarme es conseguir de algún modo poderme ganar la vida. No sé si será posible. Si sólo he podido trabajar 3 años en toda mi existencia, no ha sido por poca voluntad. Os aseguro que hice todo lo que fui capaz. Por encima de mis posibilidades. Mi cuerpo hacía de las suyas constantemente para salir de allí. Gritaba auxilio. ¡No puedo!Yo le decía, sí, sí puedes, claro que puedes. Pero al final la batalla la ganó él. No tuve opción. Ahora, sabiendo ya cuál es mi mal, llamado fibromialgia, queda poder adaptarlo a algo que me de de comer. Espero conseguirlo porque si no, ya me diréis que haré el resto de mis días.

P.D. Supongo que much@s estaréis en mi misma situación. Yo alzo la voz diciendo: “BASTA, ESTAMOS AQUÍ”, algún Estamento tiene que poner cartas en el asunto o much@s acabaremos muertos debajo de un puente, a no ser que algún alma caritativa nos acoja en sus aposentos. Pero NO, no es la gente de a pie la que tiene que hacer eso, es el Estado el que debe ayudar a los incapacitados. A todos, no sólo a algunas enfermedades. Tengo 39 años recién cumplidos, sólo he podido trabajar 3 años por esta patología, y ahora, por sólo cotizar 3 años por no poder hacerlo más, ¿No se me puede ayudar? Señor, en qué mundo vivimos🙈

A pesar de todo, ánimo a tod@s, confiemos en que todo acabará bien.💜😘

Enlace a mi página de escritos en facebook:https://www.facebook.com/escritosSINfiltro


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s